Saltar al contenido

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Hacer pollo en la parrilla tiene sus trucos: para que la carne esté húmeda y con sabor, basta rellenar y cuidar la temperatura del fuego. Sabiendo esto hoy vamos a preparar una rica pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas.

La carne blanca de pollo tiene dos problemas derivados del bajo contenido de grasa: no es muy sabrosa y se seca. Colocarla a la parrilla ayuda. Le da un gusto de ahumado y un hermoso tostado a la carne. El lado malo es que agrava el segundo problema. ¡Pero tenemos la solución!

El medio más simple de mantener la pechuga de pollo húmeda y sabrosa en la parrilla es poner la grasa y el sabor allí dentro. Es decir, rellenarla.

Anteriormente ya habíamos preparado una deliciosa tarta de pollo con batata dulce, esta vez nos toca llevar la pechuga de pollo a la parrilla. ¡Vamos!

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas

Lo mejor de hacer para rellenar es tomar la pechuga de pollo todavía con hueso y piel, hacer un corte y llenar con mantequilla o aceite.
Si se mezcla la mantequilla o el aceite con estragón fresco, albahaca, romero, tomillo, cebolleta, ajo asado u otro condimento, el resultado es aún mejor.
Raciones 4 porciones

Ingredientes

  • 4 cucharada Mantequilla derretida
  • 2 cucharada Hierbas aromáticas frescas y picadas
  • 4 Pechuga de pollo con hueso
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Limón en rodajas

Preparación

  • Preparamos una parrilla de carbón o de gas con fuego medio / alto – ella debe quedar unos 15 centímetros encima del fuego y con parte fuera de él para cocción indirecta.
  • En una vasija, mezclamos la mantequilla y las hierbas.
  • Con un cuchillo, hacemos un corte de 5 a 8 cm en la parte más gruesa de cada pechuga, abriendo una cavidad lateral. Rellenamos con la mantequilla de hierbas y también esparcimos por toda la superficie.
  • Ponemos el pollo en el lado más frío de la parrilla con la piel hacia arriba y giramos cuando se derrita un poco de grasa. Una vez que la piel pierda el aspecto de cruda (unos 20 minutos) ponemos el pollo sobre el fuego. A la parrilla, girando hasta dorar y la carne esté cocida.
  • Servimos con rodajas de limón.

Si te ha gustado la receta, si ya la hiciste o si puedes mejorarla; dejame tu comentario en la parte de abajo y recuerda compartir esta receta en tus redes sociales.

Pechuga de pollo rellena con mantequilla de hierbas 1